En ocasiones, el tenso ritmo de vida que se tiene en las grandes ciudades nos hace olvidar que, apenas saliendo de ellas, existen bellos paisajes, tranquilos espacios rurales, y algunos pueblos apartados de cualquier urgencia o problemática cotidiana. Valle de Bravo es uno de estos paraísos, un Pueblo Mágico del Estado de México que se ha convertido, con el paso del tiempo, en un excelente destino de fin de semana, para miles y miles de capitalinos. En este sentido, al contemplar el pacífico entorno boscoso de Avándaro y Valle de Bravo, o bien, al observar la tranquila atmósfera del lago emblema de este destino mexiquense, nos hace pensar que se encuentra muy lejos de la Ciudad de México. Pero en realidad esto no es así y el siguiente video, un recorrido del DF a Valle de Bravo en helicóptero, nos permite comprobarlo.