Valle de Bravo posee periodos estivales lluviosos. Esto se manifiesta principalmente entre los meses de junio a septiembre. Las temperaturas máximas en estos meses alcanzan los 33 grados centígrados. Los inviernos son bastante fríos con temperaturas mínimas de hasta menos 2 grados centígrados.  Si se visita Valle de Bravo durante el verano, conviene llevar una gorra o sombrero, traje de balo, lentes oscuros y bloqueador solar, así como también ropa fresca y calzado cómodo. En cambio, si se visita este Pueblo Mágico en invierno, es preciso llevar prendas de ropa abrigadora, como por ejemplo, una chamarra o un abrigo.